Archivo de la categoría: buscando trabajo

Y ahora… ¿Qué?

Gracias a la magia de las redes sociales, esta mañana ha resucitado un artículo. Y lo ha hecho con mucha fuerza. Tanto que ha originado una acalorada oleada de mensajes en twitter:

Se han comentando muchísimas cosas y se han ofrecido distintos puntos de vista. Mi intención no es rebatir a nadie ni intentar ofrecer una verdad absoluta salvadora del futuro de muchos, pero sí que me gustaría quedarme con una de las cuestiones más recurrentes:

Muchos traductores se quejan de lo difícil que es entrar en el mercado. Con razón o sin ella, es cierto que hay mucho traductor quejica suelto. Es difícil conseguir clientes y establecerse entre tantos profesionales. Siempre hay alguien con mejor formación, experiencia o incluso mejores tarifas.

Y es que nadie dijo que iba a ser fácil, todo lo contrario.

Sin embargo, esta mañana, había algo en lo que todos coincidíamos: no hay que tirar la toalla.

Yo soy el primero en quejarse de lo difícil que es, o cuando recibo una negativa sobre algún proyecto o colaboración; pero a los cinco diez minutos se me pasa y me digo: «¿qué habré hecho mal?», «la próxima vez lo haré mejor» o «debo esforzarme más».

Hay que seguir adelante, leer, informarse, especializarse. No estoy descubriendo la pólvora, pero nunca viene mal recordarlo.

A continuación os dejo con un vídeo (en inglés) que he recordado al escribir el artículo.

Ojala todo fuese así de sencillo:

  • Paso 1: estudiar traducción;
  • paso 2:
  • paso 3: obtener beneficios.

19 comentarios

Archivado bajo buscando trabajo, comienzos, desengaños

Agencias poco comunicativas

Como la mayoría de traductores autónomos me dedico a buscar clientes y trabajo en agencias de traducción a diario y creedme, puedo contar con los dedos de la mano las veces que me han contestado a un correo en menos de una semana.

El mayor problema es la comunicación. No pretendo quejarme de que ciertos clientes o agencias no contesten al instante, sino que ni siquiera envían una respuesta automática para saber que el mensaje ha llegado a buenas manos.

Puedo comprender que un cliente no tenga tal experiencia o que no lo tenga en cuenta. Sin embargo, cuando se trata de una compañía que trabaja con traductores y que, muy probablemente, se componga internamente de varios. Más aún si son ellos los que han ofrecido un puesto de trabajo en alguna de los portales de empleo o de traducción. Me fastidia que no tenga ningún miramiento en crear una respuesta como “Gracias por ponerte en contacto con nosotros” y que después sean ellos los exigentes.

Peor aún, ya he dado con un par de agencias que se ponen en contacto contigo para solicitar las tarifas y después, si no les interesa se olvidan de ti directamente. ¿Tan difícil es mandar un mensaje diciendo “Lo sentimos mucho, tus tarifas exceden a nuestros presupuestos“? ¿E intentar negociar los precios?

Personalmente no me ofendería si recibiese un mensaje así. Prefiero tal sinceridad a que no vuelvan a ponerse en contacto conmigo, pues lo que logran es que añada su compañía a la lista negra. Y sí, me estoy quejando del trato de las agencias, son los responsables de no haber contratado o dado instrucciones a los responsables de Recursos Humanos.

Antes pulsar el botón publicar me gustaría aclarar que también he dado con compañías que se preocupan. Aunque son pocas, me animan a seguir adelante.

Deja un comentario

Archivado bajo buscando trabajo, comienzos, desengaños

Encargos engañadizos

Hace unos días leí una entrada en el blog de Ana acerca de encargos que no son lo que parecen y deseé no encontrarme en esa situación.

Pues bien, hace un par de días recibí un encargo para traducir una página web de 300 palabras. Ofrecí un presupuesto que al final terminó siendo bastante bajo, pero bueno – me dije – no está mal para conseguir más experiencia un posible cliente.

Cuando acordamos un precio final, el cliente se pone en contacto conmigo de nuevo y me manda 5 páginas que, en conjunto, contaban con no menos de ¡3,000 palabras!

Al preguntar al cliente que quería me contestó: “quiero que leas todo eso y me escribas un artículo de 300 palabras para una página web.” Contesté inmediatamente recordándole que él había solicitado servicios de traducción, no de escritura. Todo fue en vano. Para él escritores y traductores son todos iguales.

Intenté hacerle comprender que aunque sí se escribir, no iba a realizar un encargo de escritura creativa con un presupuesto de traducción que ya era bajo de por sí.

Lamentablemente no fui capaz de hacerle entrar en razón y se fue enfadado…

Sinceramente, me alegro. Me da pena que no fuese capaz de entenderlo, y también me fastidia que se enfadara él, cuando debería haber sido yo el que tendría que haber dicho cuatro cosas.

En fin, hay que mantener el tipo.

 

5 comentarios

Archivado bajo buscando trabajo, desengaños

Experiencia y exigencia

Como todo traductor autónomo, me encuentro en constante búsqueda de trabajo. El problema no es encontrarlo, sino conseguirlo.

Gracias a los cientos de páginas e incluso motores de búsqueda que facilitan la tarea de captación de clientes podemos encontrar tareas de traducción en cuestión de minutos. Sin embargo, una vez se ha accedido o solicitado la participación en el proyecto, el traductor se enfrenta con el mayor problema de la vida profesional moderna: la competencia.

Hoy no voy a tratar de los precios ridículos ni de las fechas ajustadas. Hoy le toca a la experiencia.

En mi caso, muchas de las compañías y agencias de traducción a las que he intentado acceder me rechazan debido a que «no tengo suficiente experiencia». La mayoría de las agencias con las que he dado exigen 5 años de experiencia en el campo de traducción solicitado. Yo llevo un par de años trabajando en este campo, ¡y aún no he sido aceptado en ninguna agencia!

Peor aún. Pongámonos en la piel de un traductor novel que acaba de terminar sus estudios. Es físicamente imposible que éste tenga 5 años de experiencia como traductor. Lo más probable es que este/a joven tenga que buscar un trabajo a media jornada para poder sobrevivir mientras realiza traducciones “voluntarias” para completar su formación. Además, en algunos casos con los que he dado, el cliente no aprecia el hecho de que le estás realizando un servicio gratuito, y comienza a exigir revisiones extra, edición e incluso plazos de entrega imposibles. En cualquier modo, nuestro “novato” deberá compaginar ambos trabajos y sacrificar tiempo para ajustarse a tal o cual plazo de entrega de una traducción que no le va a dar ni un céntimo…

¿De verdad creéis que una persona con titulación puede aguantar 5 años en estas circunstancias?

Deja un comentario

Archivado bajo buscando trabajo, comienzos