La movilidad del traductor

Resulta muy curioso observar cómo la mayoría de mis familiares se desplazan cientos de kilómetros para poder estar un fin de semana con los suyos. Ayer mismo se despedían hasta la próxima y todos preguntaban lo mismo: “¿Y tú cuando te vas?” “¿No trabajas el lunes?”. Pues sí, trabajo el lunes. Sin embargo, me quedaré por aquí algunos días más.

Me parece fantástico tener la posibilidad de adecuar un espacio de trabajo donde quiera que vaya en la mayoría de sitios. Ya quedó atrás la era de los diccionarios y las maletas llenas de libros de referencia. Con un pequeño portátil o incluso un netbook y una conexión a internet (que podremos improvisar con un acceso 3G) ya estamos listos para comenzar la jornada.

Mi ordenador de trabajo dejó de ser portátil hace ya un par de años y, por suerte, cada vez que vuelvo a casa me espera mi viejo equipo (que aún utiliza un sistema operativo por siglas), es por eso que en mi caso prefiero recurrir a otras alternativas como la memoria USB o la información en la nube con Dropbox.

En tan solo 10 minutos podemos exportar nuestros marcadores/favoritos, licencias, diccionarios electrónicos, memorias de traducción y herramientas portátiles como OmegaT, Portable CAT o Aegisub (ya dedicaré un artículo a estas herramientas). Incluso podemos trabajar en la nube gracias a herramientas de traducción como Google Translator Toolkit o Wordfast Anywhere.
¡Listo! Ya solo falta buscarnos un escritorio y rezar para que los vecinos sean compasivos.

¿Y vosotros? ¿Cómo aprovecháis la movilidad del traductor?

¡Se me olvidaba!

¡Felices fiestas!

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo consejos, herramientas

6 Respuestas a “La movilidad del traductor

  1. harrylin

    Internet,ese gran amigo jeje. Este tipo dr curros te permiten tener a mano todas las herramientas de trabajo y así puedes aprovechar tu tiempo amoldandolo a tu gusto, eso está de puta madre sin duda, aunque se puede convertir en in arma de doble filo ya que será difícil desconectar y asociar algunos espacios que son normalmente para ti de relax con el trabajo puede acarrear cierta presión, aún así es cojonudo, pero es como todo, saber organizarse.

    Un saludo!!

    PD: felices fiestas Pete!!

  2. Estoy muy de acuerdo con harrylin pero también tengo que decir que desconectar también es una cuestión de proponérselo y saber marcarse unos tiempos de trabajo y otros para ocio. Desde que me propuse organizarme mejor, disfruto muchísimo más de mi ocio. Por ejemplo, hasta hace poco, por este motivo, era bastante reticente a tener mi propio “smartphone”. Sin embargo, me he dado cuenta de que la cuestión es el uso que uno quiera darle y en qué momento.

    Con respecto a este interesante artículo, soy de los que, por motivos laborales y familiares, tengo que desplazarme a menudo. Hubo una época en la que llevaba una maleta exclusivamente con diccionarios y libros. Afortunadamente, Internet nos ahorra tener que cargar con maletas, así como herramientas como las que mencionas y, cómo no, un buen disco duro portátil o USB. Además de mi ordenador de sobremesa, tengo dos portátiles, uno de los cuales es el que me acompaña siempre en los viajes, pues me resulta ligero, cómodo y sumamente útil. No es el iMac de mi despacho pero, como diría un amigo mío, “me resuelve”.

    • Efectivamente, Tenesor.
      Como contestaba más abajo, me resulta bastante difícil desconectar en estos momentos. Puede que esté equivocado, pero creo que el comienzo es la etapa de los sacrificios para poder lanzarme al mundillo y captar clientes.

      Muchas gracias por la visita y perdona la tardanza en contestar.

  3. Yo, de momento, tengo mi ordenador principal como portátil porque el que era principal está para el arrastre. La movilidad la aprovecho yéndome a visitar a mis amigos y familiares a España sin preocuparme de tener que pedir días libres. Solo tengo que acordarme de activar el “aviso de fuera de oficina” por si me escriben mientras estoy volando y punto 🙂

    Gracias por el repaso, Pedro. Me viene de perlas.

    • Hola, Curri:
      Si sabes aprovecharlo es toda una ventaja. El problema viene en los casos como comentaban Harrylin y Tenesor, cuando no somos capaces de desconectar.
      Muchas gracias por pasarte y disfruta las fiestas. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s